22:17h. Domingo, 20 de octubre de 2019

Ecologistas en Acción denuncia en el Congreso las amenazas urbanísticas en el litoral gaditano

David Moreno y Juan Clavero han expuesto en unas jornadas que han tenido lugar en el Congreso de los Diputados este pasado martes, la reactivación de la especulación urbanística en el litoral gaditano, concretado en seis grandes macroproyectos en espacios de alto valor ecológico.

En las jornadas tituladas “Destrucción del litoral: alternativas para su defensa”, organizadas por los diputados de EQUO, han participado expertos y activistas de diferentes zonas del litoral a nivel nacional, con el objetivo de analizar y adoptar medidas contra la reactivación de la burbuja inmobiliaria y evitar así una nueva crisis como la que acabamos de pasar.

Los representantes de Ecologistas en Acción de Cádiz expusieron cómo, cuando aún no nos hemos repuesto de la grave crisis socioeconómica, se están reactivando grandes proyectos urbanísticos en el litoral, que pretenden más de los mismo: recalificar millones de metros cuadrados, construir miles de viviendas de lujo, hoteles y campos de golf innecesarios…, con la única pretensión de inflar artificialmente el precio del suelo a costa de la degradación ambiental de nuestro litoral. Más de lo mismo; parece que los políticos y empresarios no han aprendido nada de la crisis, y demuestran no tener más alternativas que la construcción especulativa de viviendas de segunda residencia para la inversión de fondos buitres. Al final, si se permitieran estas promociones, todos los españoles las terminaremos pagando como ya ha pasado con los activos tóxicos que nos legaron de la anterior burbuja inmobiliaria.

Los ecologistas gaditanos expusieron varios casos que amenazan al litoral de la provincia:

  • Marismas de Trebujena: una urbanización frente a Doñana que triplicaría el suelo urbano de este municipio, y que pretende construir un campo de golf, hoteles y 300 viviendas.
  • Sancti Petri (Chiclana): urbanización en el mayor pinar de la costa de Sancti Petri, próximo al Parque Natural Bahía de Cádiz, para construir 206 viviendas de lujo.
  • El Palmar (Vejer): complejo hotelero en la última zona virgen de la playa de El Palmar, en terrenos inundables.
  • El Següesal (Barbate): la mayor urbanización prevista en Andalucía, con 4,6 millones de m2, cuatro veces la superficie del casco urbano de Barbate. Incluye campos de golf, hoteles, 956 apartamentos, 734 viviendas, centros comerciales…, todo lindando con el Pinar de la Breña, protegido como parque natural y como Zona de Especial Conservación (ZEC) por la UE.
  • Los Lances (Tarifa): urbanización junto al Parque Natural del Estrecho, protegido también por la UE como ZEC y por la Unesco como Reserva de la Biosfera. En unos terrenos que eran de propiedad municipal, se pretenden construir 1.678 plazas de alojamiento turístico y 824 viviendas. Es el segundo intento de urbanizar el privilegiado litoral de Valdevaqueros y Los Lances. La urbanización de Valdevaqueros fue anulada por sentencia del TSJA ante el recurso de Ecologistas en Acción. El PGOU de Tarifa contempla cinco macrourbanizaciones en esta zona, con un total de 3.575.355 m2.
  • Guadalquitón (San Roque): insólita pretensión de urbanizar 2 millones de m2 de una zona virgen del litoral del Campo de Gibraltar, con el último alcornocal litoral de Andalucía. A pesar de su reciente inclusión en el Parque Natural Los Alcornocales, se está tramitando el proyecto para su urbanización con 1.900 viviendas, 713 apartamentos turísticos, 3.285 plazas hoteleras, centros comerciales… 

Estos proyectos se están tramitando con el beneplácito de ayuntamientos de diversos tintes políticos –la especulación urbanística y el dinero fácil no distinguede siglas- y de la Junta de Andalucía, a pesar de que incumplen numerosas leyes urbanísticas y medioambientales, entre ellas, no haberse sometido al preceptivo procedimiento de Evaluación Ambiental Estratégica, lo que ha provocado ya la anulación de algunos proyectos urbanísticos por los tribunales a demanda de Ecologistas en Acción.

Los participantes en las jornadas coincidieron en la necesidad de adoptar medidas legislativas de ámbito estatal, como la reforma de la Ley de Costas, para blindar el litoral contra el ladrillo y el cemento, máxime en la actual situación de Emergencia Climática que está conllevando un importante retroceso de las playas.